El único deber ser

El único “deber ser”.

Hay una sola cosa que debemos ser…hay un solo deber que  tenemos  que cumplir si o si.

Debemos ser capaces de escuchar nuestra voz interna  y debemos ser lo suficiente responsables como para hacernos cargo de esa voz interna que nos habla. Es  nuestro derecho y absoluto deber escucharla.

Tal vez estemos medio oxidados en este ejercicio de escucharla. Pero en algún momento de nuestra vida la hemos escuchado y aunque pensemos que no podemos, si empezamos de a poquito a escucharla, va a empezar a hablar más y más claro.

Hay que tener en cuenta algunas cuestiones al momento de  escuchar.

Hay que saber que esa voz no son fantasías, no son “delirios de grandeza”.  Es nuestro  más profundo deseo y seguirlo nos hace sentir plenos, felices y absolutamente poderosos.

Y hay algo aún más sorprendente en esto, que si escuchamos esa voz vamos a comenzar  a ver y a tener conciencia de los impensados y copiosos talentos que tenemos para llevar a cabo esto que esa voz nos grita.

Esa voz puede decirnos muchas cosas y las imágenes que nos pinte pueden ser muy distintas a como es nuestra vida ahora, a como la imaginamos desde la razón, puede ser  diametralmente opuesta a lo que creemos que tenemos que hacer.

Probablemente lo que diga esa voz te de miedo o te parezca dificil.

Pero en mi opinion la felicidad, la paz, la seguridad y el sentido de la vida, vienen desde ese lugar,  y ese es el mandato con el que quiero vivir el único al cual me quiero apegar ciegamente .

El  UNICO  mandato que debes que seguir… el de esa voz.

¿Tenemos  la valentía de concretar lo que realmente nos dice esa voz?

No hay nada que debas ser….

A veces pensamos…. Yo ya debería hacer esto… yo para esta edad ya tendría que haber…

Mentira, pura falacia y más mentira.

Lo único que tenés que hacer, es escuchar esa voz  y hacerle caso. Esuchame cuando te digo que es lo UNICO.

Básicamente hacer lo que realmente querés hacer.

Tené la valentía de hacer lo que querés en cada uno de los aspectos de tu vida.

Ese es el único DEBER que tenés.

¿Tenés la RESPONSABILIDAD suficiente para lo que ese DEBER implica?